Encontro de leigos da Regional 3

Entre os dias 22 e 23 de outubro, os leigos da Regional 3 estiveram reunidos no Cenáculo de Buenos Aires – Basílica do Santíssimo Sacramento – para um encontro com o tema “Ser discípulos de Cristo a la luz de la Espiritualidad Eucarística y vivir con alegría”.

Durante o encontro, os participantes desfrutaram de um retiro de convivência fundamentado em três dimensões eucarísticas: vida fraterna, orante e servidora.  O Ir. Carlos Tavares da Regional 3 explicou em um texto a temática trabalhada nesse enriquecedor encontro, confira abaixo:

“Queridos laicos recordemos el Proyecto de Vida para ayudarnos a reflexionar como vivimos y estamos viviendo el año de 2016. Jesús nos invita a vivir y a testimoniar el Evangelio con alegría, la ALEGRIA DEL ESPÍRITU: La alegría que llama la atención de los demás, que llena los espacios vacíos de los corazones entristecidos, que es capaz de sanar el alma contrita, desanimada, sin gusto por la vida, porque esta alegría es la alegría de Jesús. Ella no es una alegría que pasa en la primera dificultad sino que es capaz de superar todas las tribulaciones, porque en Jesús el creyente que espera y confía gozará de todas las alegrías terrenas y alcanzará la felicidad eterna. La alegría de Jesús contagia, llena nuestros corazones de esperanzas como llenó los corazones de los discípulos que estaban de camino a EMAUS ya desesperanzados. Los discípulos de Jesús son todos los hombres y mujeres que viven con la alegría en el corazón porque experimentan de su propio maestro el gozo por la vida, por lo tanto vivir alegre contagia a los demás por su forma de vivir y ser como Jesús lo fue y es en el mundo.

Tenemos un ideal a ser cumplido y, más que eso, ser vivido en el día a día de nuestras vidas. A la luz de la Espiritualidad Eucarística estamos llamados a vivir sus dimensiones, a saber, vida orante, fraterna y servidora. Cuando logramos ser orantes, fraternos y servidores ciertamente seremos más alegres y contagiaremos a los demás sin que vayamos hacia a ellos, ellos mismos vendrán a nosotros con el deseo de participar de esta alegría con nosotros. Así fue en el principio con las primeras comunidades cristianas, evangelizó solo con el testimonio.

Por lo tanto, los números 2 y 6 del Proyecto de Vida nos invitan a animar evangélicamente todas las realidades humanas y a apoyar la animación cristiana de las realidades temporales. En este sentido, ¿qué estoy haciendo para alcanzar este ideal? Primero debemos estar convencidos de que el Espíritu Santo que habita en nosotros desde que lo recibimos en el bautismo y segundo tener claro a lo que nos comprometimos cuando hicimos las promesas de vida en la espiritualidad sacramentina”.

Deixe o seu comentário





* campos obrigatórios.